English Español
www.cameltrekking.com
Return to Previous PageAtrás ¿Necesitas saber algo? – Contacta con Omar

El guía

Nacido en la pequeña aldea de Taos, a unos 40 kilómetros de Hassi Labied, nuestro guía Omar recibió, siendo aún un niño, la tarea de cuidar los camellos y ovejas que poseía su padre. A los 7 años empezó el colegio en Hassi Labied donde permaneció hasta terminar los estudios de secundaria, trasladándose después a Mequínez. Poco tiempo después, Omar decidió regresar al desierto, pues añoraba mucho el
peculiar estilo de vida.

La pequeña aldea natal de nuestro guía fue prácticamente construida por los soldados encargados de custodiar la frontera con Argelia.
Al principio, carecían de fuentes o instalaciones de agua por lo que los habitantes tenían que traer el agua desde las ciudades vecinas en camiones.

El padre de Omar también fue soldado, pero además poseía un par de camellos, uno de ellos curiosamente blanco. En las fiestas de la aldea era habitual organizar carreras de camellos en las que participaba el padre de Omar sobre su camello blanco, ganando algunas.

Actualmente, Omar tiene su residencia en Hassi Labied una aldea al norte de Rissani en la ruta hacia Merzouga. Se puede decir que está al lado de las dunas de Erg Chebbi.

Hacia el otro lado, encontramos una enorme llanura de desierto de piedras. El oasis de Hassi Labied se puede comparar con otros, aunque éste goza de una característica única, su cercanía con las colosales dunas. La imagen de la típica aldea de casitas de adobe que se funde con el paisaje no fue siempre característica de Hassi Labied pues, años atrás, los habitantes eran nómadas del desierto que vivían en jaimas y atravesaban libremente el desierto en caravanas para comerciar. Por desgracia, con la instauración de fronteras entre los países que compartían dominio sobre el Sahara, hoy en día este tipo de vida y de comercio cada vez está más amenazada pues se ha bloqueado el libre tránsito en el desierto pasando por Argelia, Mauritania, Mali o Sudán.

También el cambio climático ha afectado al tipo de vida de los nómadas. Al calentarse el ambiente, se secan los ríos y lagos dejando paso a un paisaje horadado y seco, sin hierba, en definitiva, unas tierras baldías e inadecuadas para el pastoreo.

Puesto que las condiciones en Hassi Labied eran mejores, los nómadas se tuvieron que adaptar a una nueva forma de vida plantando palmeras datileras y desarrollando una agricultura de supervivencia en el oasis. En los años setenta, comenzaron a llegar los primeros turistas a Hassi Labied y Merzouga, modernizándose paulatinamente hasta convertirse en la actualidad en un conocido destino turístico de Marruecos con nuevas infraestructuras como la carretera que une Rissani con Merzouga.

Desert Tours